Elecciones en Estados Unidos. Algunas cuestiones sobre el sistema electoral

0

El 3 de noviembre próximo, el martes siguiente al primer lunes de noviembre, tal cual lo establecido, Estados Unidos elegirá presidente.

Por la importancia geopolítica que tiene este país, siempre es interesante analizar lo que sucede en campaña, y sobre todo en las elecciones, para poder avizorar ciertas cuestiones que tendrán impacto a nivel global. Sin embargo, en estas breves líneas señalaremos algunos aspectos que hacen al sistema electoral.

Como primera medida podemos afirmar que se trata de la “mayor democracia del mundo”, ¿por qué se la caracteriza de ese modo? Simplemente, porque es el país que más cantidad de cargos elige mediante el voto popular. Solo para nombrar algunos ejemplos de los cargos que se eligen a nivel estatal podemos citar: Gobernador, Vicegobernador, Secretario de Estado, Procurador General, Tesorero, Auditor, Comisionados o Superintendentes de Educación, miembros de diferentes comisiones (agricultura, agua, juego, etc). Además de ello, en 38 estados se eligen los cargos judiciales más importantes, de manera democrática (partidaria, o no).

Volviendo a la fecha más importante, el 3 de noviembre, se elige Presidente, Vicepresidente, 538 electores que representan a los 50 estados, 33 senadores, y 435 representantes.

Es interesante observar cómo se realiza la elección del presidente. Los ciudadanos no votan directamente una fórmula presidencial, sino que eligen electores que, luego, en el colegio electoral votarán a la fórmula ganadora. Cuarenta y ocho estados y Washington D.C. le adjudican al ganador la totalidad de los votos electorales. Este sistema muchas veces “distorsiona” el voto de los ciudadanos, ya que puede darse que la fórmula con mayor cantidad de votos, termine perdiendo por la distribución de electores en el colegio electoral, el caso más reciente fue el de Hillary Clinton en 2016.

Con respecto a los votos electorales de los estados, podemos citar los más importantes: California 55 electores, Texas 38, Nueva York 29, Florida 29, Pensilvania 20, Illinois 20, etc. Hay una cuestión clave para analizar sobre cómo se llevan a cabo las campañas, y sobre todo las chances de ganar en la elección, que tiene que ver con los antecedentes de cada partido en los estados. Dicho de otro modo, ya se sabe con cierta exactitud qué partido tiene más chances de ganar en cada estado, con lo cual se puede ir previendo la cantidad de electores a obtener. Por citar los casos más conocidos, generalmente en California y Nueva York ganan los Demócratas, y en Texas los Republicanos. En líneas generales, lo que se observa es que el voto demócrata es más fuerte en ambas costas, mientras que el voto republicano se concentra en el centro del país.

Teniendo en cuenta lo anterior, es muy importante analizar lo que sucede en los “estados pendulares” (swing states). En estos, el partido ganador suele variar a lo largo de las elecciones, con lo cual muchas veces se concentra buena parte de la expectativa en ellos. El caso más paradigmático es Florida, ya que de los “estados pendulares” es que mayor cantidad de votos electorales otorga (29 como vimos más arriba). Vale recordar que la elección que dio como ganador a Bush hijo (año 2000), se definió voto a voto en Florida. Otro estado importante es Ohio, con 18 votos electorales.

Sin dudas, la pandemia del coronavirus hace que este año sea muy particular y dinámico, pero podemos decir que será clave para Trump lo que suceda no solo en Florida, sino también en Texas, tradicionalmente Republicano, pero muy castigado por el virus. Perder en ambos estados, provocaría su derrota, sin dudas. Pero todavía el actual presidente apuesta a un repunte en materia económica.

Veremos lo que sucede en los próximos meses.

Luis Augusto Raffo

Instituto de Formación Ciudadana

Leave a Reply

Your email address will not be published.