El peligro de la desinformación en tiempos de crisis

0

Las noticias falsas no son algo nuevo, circularon desde siempre pero durante los últimos tiempos su propagación se ha potenciado debido al avance de la nuevas tecnologías de información y las redes sociales, siendo estas últimas el espacio propicio para generar y difundir contenido falso o engañoso en cuestión de segundos. La crisis de credibilidad que enfrentan los medios informativos, sumado a que hoy en día todos tenemos a nuestro alcance la posibilidad de crear y compartir contenido o facilitar información, potencia la generación de este tipo de noticias convirtiéndolas en un elemento preocupante que pone en juego el derecho a la información e influye significativamente en las prácticas democráticas.

Cabe aclarar que todo esto, se da en la era de la posverdad, término adoptado para explicar cómo los datos objetivos de una información determinada tiene menos peso que las sensaciones o emociones que esta genera; la RAE por su parte define este término como “Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”, entonces podemos entender que el propósito de las fake news no son para nada inocentes y que detrás de cada contenido engañoso que circula en internet, se esconden intereses políticos, económicos o ideológicos que generan un impacto y consecuencias alarmantes. 

Ejemplos de noticias falsas sobran, mucho más en estos tiempos de crisis donde somos más propensos a consumir contenido de manera excesiva, sin poder verificar su origen o fuente. El desafío que tenemos como ciudadanos y consumidores de información es el de aprender a distinguir las razones por las que surgen y cómo estas se manifiestan en el ecosistema digital para poner un freno a tiempo. 

La organización First Draft, ha detectado siete diferentes tipos de información errónea y malintencionada que circula, clasificándolas de la siguiente manera:

  • Sátira o parodia: este tipo de información no pretende causar daño alguno pero posiblemente engañe.
  • Contenido engañoso: Se hace uso de información falsa para incriminar a algo o alguien.
  • Contenido impostor: es el tipo de información que suplanta fuentes genuinas.
  • Contenido fabricado: se trata de contenido nuevo diseñado exclusivamente para engañar y perjudicar.
  • Conexión falsa: se da cuando los titulares, imágenes o leyendas no confirman el contenido.
  • Contexto falso: ocurre cuando un contenido genuino se difunde con información de contexto falsa.
  • Contenido falso: este tipo de contenido incluye información e imágenes genuinas manipuladas.

Entonces ¿quiénes crean este tipo de contenido y cuáles son las razones por las que se crean? First Draw, establece 8P que nos ayuda a establecer y mapear el origen de los contenidos engañosos; cada uno de los tipos información errónea contiene alguna de las ocho “P” en su interior. Se clasifican de la la siguiente forma:

  1. Periodismo deficiente
  2. Parodia
  3. Provocación 
  4. Pasión
  5. Partidismo
  6. Poder o influencia política
  7. Provecho
  8. Propaganda

Cómo detectar fake news: algunas medios que nos ayudarán a rastrear y desmentir información falsa

Afortunadamente varias organizaciones, en conjunto con periodistas, comunicadores y la sociedad en general ya le están haciendo frente a las noticias falsas con metodologías de fact checking. Si bien, no es una tarea fácil por la cantidad excesiva de información que circula, se han desarrollado plataformas que permiten desmentir información malintencionada poniéndola a disposición de la audiencia. Chequeado es el medio digital más conocido en nuestro país, el mismo se encarga de la verificación del discurso público, la lucha contra la desinformación, la promoción del acceso a la información y la apertura de datos, tal como lo asegura en su sitio web.

Otras plataformas de fact checking que han surgido durante estos tiempos de pandemia son Confiar y Verified. La primera nace de la necesidad de combatir la epidemia informativa que invade con noticias de dudoso origen. Este sitio desarrollado por la Agencia de Noticias Télam brinda herramientas a los ciudadanos que permiten verificar el origen de las noticias y despejar dudas a través de información veraz y chequeada. Con tres secciones de consulta (Verdadero o Falso; Fake News y Caja de Herramientas) los usuarios pueden acceder a la plataforma y enviar consultas o noticias a verificar para que los expertos la sometan a revisión y sean posteriormente publicadas en el sitio.

Verified por su lado es una iniciativa global liderada por el Departamento Global de Comunicación de Naciones Unidas, la flamante plataforma tiene como objetivo brindar información precisa y confiable sobre el coronavirus y el COVID-19. Asimismo la plataforma se centrará en difundir a través de sus informadores voluntarios, contenido centrado en tres áreas: la ciencia, para salvar vidas; la solidaridad, para promover la cooperación local y global; y las soluciones, para movilizar el apoyo a las comunidades más afectadas. 

No está de más recordar algunos métodos de verificación que podemos realizar por nuestros propios medios. Siempre que recibamos alguna noticia debemos desconfiar de los títulos grandes y en mayúsculas, estos suelen apelar a la emotividad por lo que fácilmente captan nuestra atención; así también podemos analizar los links y las citas de los artículos a fin de corroborar la veracidad de sus fuentes y desconfiar de URLs similares a sitios conocidos ya que las páginas dedicadas a difundir noticias falsas utilizan vínculos similares a portales conocidos para confundir a la audiencia; si está a nuestro alcance podemos encontrar una fuente y consultarla directamente y por último si vemos una imagen y sospechamos que ha sido manipulada, podemos realizar una búsqueda inversa de imágenes en Google para comprobar si es o no cierta la información. 

Para terminar, vale decir que una vez  que identifiquemos una noticia falsa debemos desmentirla, siempre y cuando hayamos verificado los pasos anteriores y aunque en ocasiones parezca un esfuerzo en vano debemos recordar que para muchos, las noticias falsas son un negocio rentable que vulnera nuestro derecho al acceso de información de calidad, promoviendo ideologías que en muchos casos han llevado a desestabilizar sistemas democráticos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.