Almagro renueva su mandato en la Secretaría General de la OEA

0

Luis Almagro, ex canciller uruguayo, que lidera la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) desde el año 2015, recibió el apoyo necesario de los países miembro para renovar su candidatura por cinco años más.

Las elecciones se realizaron el día 20 de marzo en el Salón de las Américas de la Organización en Washington D.C. en el marco de la 54° Asamblea General Extraordinaria. Participaron del encuentro 33 de los 35 Estados miembro.

Almagro, actual Secretario General de la OEA, se enfrentó a María Fernanda Espinosa, ex canciller ecuatoriana y última Presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Hubiese también tenido como contrincante a Hugo de Zela, ex embajador peruano en países del continente que cuenta con 15 años de trayectoria dentro de la OEA, pero su candidatura, única auspiciada por su propio gobierno, fue retirada días previos a la elección. 

Ni la participación de Almagro ni la Espinosa en estas elecciones fueron presentadas por sus compatriotas. Mientras que el primero respondió a la propuesta de Colombia, la segunda fue convocada por Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas.

En campaña, Espinosa expresó que su intención era la de generar puentes de diálogos para la construcción de consensos incluyendo a todos los Estados americanos. Insistió además en la necesidad de retomar los propósitos por los cuales fue creada la Organización, en oposición al violento escenario que ella ve en que ésta se transformó en los últimos años, “un campo de batalla”. En esta línea también se basaba el discurso de De Zela, que proponía volver a una OEA que solucionara conflictos, que trabajara como un sistema relacionándose con otras instituciones de la región, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Ese viernes 20 de marzo se conocieron los resultados de las elecciones. Como lo estipula el Reglamento de la Asamblea General, cada Estado tiene un voto y las elecciones se resuelven por mayoría simple. Así, los 23 votos obtenidos por Almagro, contra los 10 de Espinosa (en su mayoría provenientes del CARICOM -Comunidad del Caribe-, pero también de México y Argentina), lo coronaron nuevamente Secretario General.

Tras haberse sabido el resultado final, la representante mexicana expresó que su país había apoyado la candidatura de Espinosa en tanto creían necesaria una revitalización de la OEA de forma que no se sigan profundizando las divisiones existentes. Es por ello también que decidieron apostar al sólido liderazgo de las mujeres al mismo tiempo que se avanzaba en el “arduo camino de la igualdad sustantiva de género ausente en nuestra organización”.

Alzando su voz, la representante argentina aprovechó para criticar la realización de las elecciones aun cuando, atendiendo al contexto provocado por el coronavirus, se había solicitado su postergación. Reconoció que el máximo desafío es aprender de los errores del pasado y devolver a la institución su razón de ser. En tanto fue creada como espacio multilateral para responder a las demandas de la región a través de la ejecución de las decisiones de los países, en los últimos años, señala, se ha convertido en una mera observadora, paralizada principalmente por la polarización interna.

Dos meses más tarde, y continuando en el marco de la pandemia del covid-19, Almagro tomó posesión de su cargo de manera virtual el miércoles 27 de mayo. La renovación del mandato fue trasmitida por los canales digitales de la Organización. Del acto participaron, además del Secretario General y el Secretario General Adjunto electos, el Presidente del Consejo Permanente y los representantes de las delegaciones de los países miembro.

En su discurso, Almagro hizo hincapié en la necesidad de deshacer la característica que define a nuestro hemisferio, la desigualdad social. Para ello, promueve una agenda que se enfoque plenamente en la promoción de la democracia para lograr desarrollo, la garantía de más derechos para más personas y en la seguridad multidimensional.

Las acciones, más que las declaraciones, que el Secretario General ejecute en los próximos cinco años permitirán juzgar su elección y revisar si verdaderamente la institución como tal, y sus partes constituyentes, lograron consolidar el deseo común de devolverle a la Organización su naturaleza y, desde allí, generar consensos que fortalezcan la democracia en los países, respetando, en todo momento, los principios consagrados en el derecho interamericano y en el derecho internacional.

Leave a Reply

Your email address will not be published.